Lunes, 27 de marzo de 2017

Dispositivos traducen conversaciones en tiempo real

20/03/2017

Si volviera a nacer, ¿qué cosas le gustaría aprender? Probablemente, lo primero que le venga a la mente sean los idiomas. El dominio del inglés, pero también del alemán, el francés, el italiano, el chino, el árabe o el ruso abren puertas. Comunicarse en otro idioma resulta fundamental para trabajar en una multinacional, y muy útil para viajar (mejor dicho, para conocer otros países, porque pasear por el extranjero no garantiza el aprendizaje).

No se preocupe, las nuevas tecnologías pueden ayudarle. Hace años que existen programas informáticos de traducción, pero es en los últimos tiempos cuando éstos han evolucionado más. Además del archiconocido Google Translate, existe una variedad de apps móviles de traducción, la mayoría de las cuales no funciona muy bien. Ahora, dos dispositivos, que saldrán a la venta en los próximos meses, afirman ser capaces de traducir, en tiempo real, cualquier conversación.

Durante el último Mobile World Congress (MWC) de Barcelona pudimos conocer Travis the Translator, un pequeño aparato capaz de traducir -según sus creadores- a 80 idiomas. Basta con pulsar un botón y dictarle la palabra o frase que deseas comunicar en otra lengua. Es compatible con auriculares a través de audio jack y de una conexión bluetooth. Su batería aguanta hasta 12 horas, y lo que es mejor: puede funcionar offline.

Travis saldrá a la venta en junio por 199 dólares, aunque a partir de este mes ya pueden realizarse los primeros pedidos, por solo 99 dólares, a través de su página web.

Otro dispositivo que ha generado mucha expectativa recientemente es Pilot, un pequeño auricular inalámbrico capaz de traducir inglés, español, francés, portugués e italiano. Ha sido desarrollado por una start up norteamericana llamada Waverley Labs y el año pasado recaudó 4,4 millones de dólares a través de una campaña de crowfunding en Indiegogo, un 3.177% más de lo que pedían. En Star Trek, un pin comunicador traducía los idiomas alienígenas. Ya no es ciencia-ficción. Pilot saldrá a la venta en mayo por unos 300 dólares. Más de 20.000 personas ya han hecho su pre-reserva del producto.

 

¿Cómo funcionan?

Estos gadgets funcionan a través de la nube. Están conectados a internet, donde comprueban la información y devuelven la respuesta al usuario en su idioma, apenas unos segundos después. En realidad, lo que hacen es combinar tecnologías ya existentes (un sistema de reconocimiento de voz, una aplicación de traducción, un micrófono con cancelación de ruido ambiente y una conexión a Internet) para proporcionar un servicio -potencialmente- revolucionario.

Habrá que esperar algunas semanas para comprobar de primera mano la calidad del servicio que ofrecen. ¿Será éste el final de las barreras idiomáticas?