Viernes, 15 de diciembre de 2017

El Instituto Cervantes cuadruplica pérdidas

26/10/2014

http://www.elconfidencial.com

 

La nave del español en el mundo también se hunde. Tal y como descubre el Boletín Oficial del Estado (BOE) español, el Instituto Cervantes ha tenido unas pérdidas de 19,1 millones de euros en 2013. Las pérdidas de la entidad dirigida por Víctor García de la Concha se han multiplicado por cuatro sólo en un año, en 2012 el saldo en negativo era de 4,5 millones de euros.

Las cifras tienen un origen: el recorte de las subvenciones y transferencias que recibía y la falta de capacidad de aumentar los ingresos propios de la casa. La principal fuente de financiación de la entidad son las transferencias recibidas de la Administración General del Estado, que suponen el 58% del presupuesto de ingresos.

En 2012 recibía 79,5 millones de euros de subvenciones y en 2013 pasó a 51,4 millones de euros, un recorte del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación del 35,3%. Para 2015, el Ministerio ha aumentado la partida destinada a la institución, en los Presupuestos Generales, casi hasta las 115 millones de euros. En 2013 se le asignaron casi 87 millones de euros.

Recursos propios insuficientes 

El Instituto Cervantes sólo aporta a sus arcas, con sus operaciones comerciales, 18 millones de euros, es decir, apenas un 21%. Los más significativos proceden de los cursos de español y de la organización y gestión de los diplomas de español como lengua extranjera. En menor medida, la venta de licencias del curso de español por internet. Las ventas netas no han crecido, a pesar de los recortes previstos en las transferencias: de 1,6 millones han crecido a 1,7 millones de ventas.

Los patrocinios también son nimios, Telefónica aportó la cantidad 300.000 euros, la Fundación Repsol 15.000 euros, Fundación Iberdrola 70.000 euros y el Grupo Mahou 12.500 euros. En las cuentas, el instituto refleja la tramitación de 130.128 matrículas (8.000 menos de las previstas), la impartición de 10.791 cursos (900 menos de los estimados). Sin embargo, las candidaturas inscritas al examen DELE fueron superiores a las previstas (64.163 frente a las 62.300 estimadas).