Viernes, 28 de abril de 2017

El Premio Cervantes y el deporte

08/01/2017
Jesús Castañón Rodríguez

 

El Dr. Jesús Castañón edita la página Idioma y Deporte.

 

Durante cuatro décadas, el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid) ha acogido la ceremonia de entrega del Premio Cervantes, máximo galardón de la literatura en castellano.

Desde 1976 a 2016, 26 de los 42 galardonados han creado producciones de tema deportivo y su legado ha aportado composiciones sobre olimpismo y 20 deportes, reflejando  la pasión por su práctica y la alegría de las tribunas.

Las dos grandes citas de la alta competición, Copa Mundial de la FIFA y Juegos Olímpicos,  contaron con su participación. Gonzalo Torrente Ballester y Mario Vargas Llosa comentaron en varios diarios la edición de 1982 del campeonato futbolístico. Y de Eduardo Mendoza, Octavio Paz, Elena Poniatowska y Luis Rosales compusieron escritos sobre aspectos relacionados con las ediciones de los Juegos Olímpicos de verano de 1968 y 1992: el Encuentro Internacional de Poetas, que formaba parte de la Olimpiada Cultural, la reflexión sobre la identidad mexicana, la mirada humorística sobre la transformación de la ciudad sede y la elaboración de una guía de expresiones del lenguaje periodístico.

El fútbol, en cuanto principal deporte que une a ambos lados del Atlántico,  ha dejado un nutrido grupo de escritores, entre los que se encuentran grandes aficionados al Real Madrid como Dámaso Alonso y Mario Vargas Llosa, y un plantel excepcional que ha corrido por la cancha de papel para dejar numerosas referencias deportivas en poemas, relatos, obras de teatro y otras composiciones: Adolfo Bioy Casares, Antonio Buero Vallejo, Jorge Luis Borges, Juan Gelman, Juan Carlos Onetti,  Nicanor Parra, Augusto Roa Bastos y Ernesto Sábato.

También merece la pena destacar la presencia de autores que han jugado al baloncesto, caso de José Hierro, o han aplicado su mirada literaria a varios deportes: Rafael Alberti (ciclismo, fútbol y natación), Francisco Ayala (automovilismo y boxeo), Camilo José Cela (fútbol, hípica, natación, judo, piragüismo y vela), Miguel Delibes (automovilismo, caza, ciclismo, fútbol, motociclismo, natación, pesca, senderismo, tenis y tenis de mesa), Gerardo Diego (ajedrez, fútbol y vela), José García Nieto (fútbol y pelota vasca), Jorge Guillén (atletismo y natación), Octavio Paz (fútbol, patinaje y tenis), Rafael Sánchez Ferlosio (atletismo y fútbol) y Francisco Umbral (ciclismo y fútbol).

El deporte ha encontrado su cancha en la literatura a ambos lados del Atlántico para ensanchar el idioma y sus expresiones, especialmente, en su contemplación.

Ha conectado con el espíritu cervantino de unir el ideal y los sueños para dejar volar la imaginación, la creatividad y la libertad en sorprendentes aventuras culturales.

Y ha reflejado la presencia del deporte en una generación de hombres de acción, en la experimentación y la literatura como juego que propugnaban las vanguardias, en el despertar a una nueva sociedad moderna e industrial coincidiendo con la Edad de Plata de las letras españolas, en la transformación de los recintos de competición en espacios para la reflexión sobre la identidad y para explicar la realidad política y social, en el uso de expresiones deportivas como metáforas para su aplicación a la vida diaria…