Jueves, 19 de octubre de 2017

Las ventajas de hablar otro idioma

13/07/2017

 

El Salvador

 

 

En un mundo globalizado como el que vivimos, es casi inevitable que para comunicarse, hacer negocios y acceder a la información, debamos aprender idiomas.

Hablar más que la lengua nativa le permitirá a cualquier persona lograr avanzar en el camino del desarrollo profesional e individual.

Como aprender otro idioma no es una característica que se logre de la noche a la mañana, requiere de mucho esfuerzo y disciplina. Lo ideal sería aprender una segunda o tercera lengua desde la niñez.

Algunos estudios indican que, por ejemplo, una persona monolingüe (que hable solo un idioma) tiende a distraerse más fácilmente que los que hablan dos o más idiomas.

Hablar más de un idioma supone además la apertura mental de una cultura o forma de vida. Permite entender mejor las costumbres y vivencias de otro país y abre puertas para comprender más idiomas de los que incluso se han estudiado.

También, es de todos conocidos, que mientras más competencias puedan tener un empleado, sus probabilidades de conseguir un puesto de trabajo más competitivo aumentan. Muchas compañías buscan a candidatos que dominen idiomas extranjeros, en particular el inglés, para hacer crecer el mercado, la red de clientes y abrir nuevas oportunidades de negocios, entre otras cosas.

En el ámbito profesional, podemos mencionar como ventajas las mayores oportunidades de trabajo, independencia al visitar otros países y un alto nivel cultural.

Además del inglés, actualmente, los latinoamericanos en particular tienden a buscar aprender idiomas como el francés, alemán, italiano, ruso portugués y hasta alguno que otro asiático como el mandarín, cantonés y japonés.

Como un valor agregado, dominar varios idiomas trae no solo beneficios profesionales sino también personales. Una persona políglota, por ejemplo, podrá comunicarse con mayor asertividad y mejorará sus habilidades cognitivas, regular sus emociones y, en general, desarrollará mejor su capacidad cerebral.

Algunos expertos señalan que al ser políglota el cerebro reconoce, negocia significados y comunica en sistemas diferentes del lenguaje.

También, los multilingües son hábiles para cambiar entre los diversos sistemas de habla y escritura; e inclusive, algunos estudios han demostrado que los adultos que hablan dos idiomas o más tienen menos probabilidades de adquirir demencia o Alzheimer.