Lunes, 18 de diciembre de 2017

judith sainz

Palabra sobre la que consulta: 
Colocación del sujeto: ¿cambio de significado?
Consulta: 

Mi consulta es sobre las oraciones copulativas con verbo ser, por ejemplo, en las que el sujeto puede cambiar. Si decimos: «Lo más resplandeciente en su rostro son sus ojos», el sujeto es «lo más resplandenciente en su rostro», pero si decimos, «Sus ojos son lo más resplandeciente en su rostro», el sujeto es «sus ojos». Mi pregunta concreta es para saber si al cambiar el sujeto cambia el significado del enunciado.

Responder: 

En primer lugar, note que la ubicación de cualquier elemento de la oración no determina su función gramatical porque el orden de colocación de los elementos oracionales es perfectamente alterable. Así, en María compró las verduras para la sopa  o Las verduras para la sopa las compró María el sujeto es María. El verbo concuerda siempre con el sujeto en número y persona. Las oraciones copulativas construidas con un sujeto en singular y un atributo en plural constituyen un caso especial. La concordancia se hace casi exclusivamente con el atributo, que se impone sobre el sujeto gramatical. Colocar el atributo o el sujeto al principio o al final del enunciado no cambia su significado, sino la forma en que se presenta la información. Generalmente, los términos que representan información nueva, incluidos sujetos, van después del verbo como forma de centrar el foco de atención en la información que se introduce. Así, por ejemplo, a la pregunta: ¿Qué es lo más resplandeciente en su rostro?, se respondería: Lo más... son sus ojos, que es la información nueva (la respuesta) que se busca. Similarmente, si se pregunta: ¿Qué son sus ojos?, una posibe respuesta sería: Sus ojos son lo más resplandeciente en su rostro.