Viernes, 22 de junio de 2018

La Real Academia admite que los "hackers" no siempre son los malos

22/12/2017

La Real Academia Española (RAE) agregó una segunda acepción al anglicismo hacker que detalla su condición de persona experta en ciberseguridad.

Ahora, el hacker ya no solo se define como 'pirata informático' sino como una 'persona experta en el manejo de computadoras, que se ocupa de la seguridad de los sistemas y de desarrollar técnicas de mejora'.

La palabra había sido añadida al diccionario de la RAE en 2014 y, durante todo este tiempo, los expertos en sistemas informáticos han luchado para que la institución actualizase su significado por uno más preciso y que no limite el uso de la palabra a algo negativo. 

Los miembros de la subcultura hacker se dividen en tres categorías. Los de "sombrero negro" son los malos. Encuentran vulnerabilidades en software y redes y las explotan para ganar dinero.

Los de "sombrero blanco" son los buenos. Trabajan a menudo para las compañías tecnológicas, de seguridad cibernética o agencias del gobierno. Algunos de ellos también utilizan sus habilidades para atrapar hackers de sombrero negro y cerrar sus operaciones.

Un tercer grupo ocupa un terreno intermedio, el de los "sombreros grises". Buscan identificar exploits para una variedad de propósitos. A veces pueden presentar sus conclusiones a programas corporativos o gubernamentales; otras veces pueden venderlos a un criminal. 

Lo que separa a estos tres grupos no son sus acciones sino sus motivos. Esto hace que el hacking sea distinto de otros tipos de comportamiento delictivo: no hay ladrones de "sombrero blanco" o "sombrero gris".