03/07/2011

Palabras homófonas y
homógrafas

Enrique José Milani, El Litoral

En el idioma español hay vocablos idénticos en cuanto a la pronunciación, sobre todo para los hablantes hispanoamericanos que no pronunciamos diversamente la s, la c y la z. A estas voces podemos llamarlas homófonas (de igual sonido), pero no homógrafas (porque no se escriben con las mismas letras) como sucede con estas parejas: haya, árbol y haya, del verbo haber; costear, hace el gasto y costear, navegar con la costa a la vista Las que para nosotros son homófonas, resultan ser parónimas (de pronunciación parecida) para los que pronuncian debidamente la c, z y s: caza y casa; vez y ves (del verbo ver); haz (del verbo hacer) y has (del verbo haber); paces y pases; cebo y sebo; zumo y sumo.

Teniendo en cuenta que hay homófonos sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios, preposiciones, conjunciones e interjecciones, nos detendremos en esta nota a considerar parejas de verbos únicamente. Abrasar: reducir a brasa; abrazar: ceñir con los brazos; acechar: observar, aguardar cautelosamente; asechar: poner o armar asechanzas; acecinar: salar las carnes; asesinar: matar; acedar: poner aceda, agriar; asedar: poner suave como la seda; apostar: poner personas o caballerías en un puesto o paraje; apostar: hacer apuesta; asolar: destruir, arrasar; asolar: producir el calor o la sequía efectos no deseados; aterrar: producir terror; aterrar: bajar el suelo, acercarse a tierra, derribar, abatir; atestar: henchir una cosa hueca, colocar excesivo número de personas o cosas; atestar: testificar, atestiguar; bolear: arrojar la bola o bolas en un juego o contra algo o alguien; volear: golpear una cosa en el aire para impulsarla.

Botar: echar fuera a una persona o cosa; saltar algo o alguien desde el suelo; votar: hacer voto, elegir, echar voto o juramento; cegar, impedir ver; segar, cortar mies o hierba; costear, hacer el gasto; costear, navegar con la costa a la vista; deshojar, quitar las hojas; desojar, sacar los ojos; encausar, proceder contra alguien judicialmente; encauzar, abrir cauce, encaminar; errar, equivocarse; herrar, clavar la herradura, guarnecer con hierro; hojear, pasar las hojas de un libro o cuaderno; ojear, mirar con atención, hacer mal de ojo (aojar), espantar la caza; rebosar, derramarse un líquido, abundar; rebozar, cubrir casi todo el rostro, bañar un alimento en huevo batido, harina, miel, etc.; vocear, dar voces o gritos; vosear, tratar a uno de vos.

La lista podría continuar, pero basta para demostrar que, detrás de las palabras que se escriben muy parecidas y hasta con las mismas letras, se esconden significados distintos según sea el origen sobre el que se formaron. Así recabar proviene del latín recaptare, re y captare, tomar, es decir, recoger, recaudar, ganar, y ahora, alcanzar, conseguir con instancias o súplicas lo que se desea.

Recavar (homófono del anterior, pero no homógrafo, porque no se escribe igual), de cavare: levantar y mover la tierra; volver a cavar, ahondar, penetrar.

Ayúdenos a sostener este proyecto

ediciones anteriores

La Palabra del día

Aventúrate en los fascinantes secretos del lenguaje. Recibe diariamente en tu correo una palabra de nuestra lengua con su significado, su origen e historia, así como las noticias del idioma español.

 
¡Recomiende este boletín a sus amigos!

Buscador

Curso online

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2014 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios