Martes, 18 de septiembre de 2018

arroyo

Cuando Plinio el Viejo fue a España como procurador de Vespasiano, recogió la palabra hispánica prerromana arrugia ‘galería de mina’ y su forma masculina, con el significado que le damos hoy a arroyo, como referencia a las corrientes de agua que circulan por esas galerías. Probablemente emparentada con el portugués sarja ‘arroyo’, ‘curso de aguas servidas’ y con sarjeta, que al igual que el ‘arroyo’ español, en portugués designa también la parte de la calle por donde corre el agua y, en sentido figurado, el lugar de la gente que vive en la calle. Como ejemplo de este último significado, recordemos el nombre en castellano de la película El estigma del arroyo (1956), basada en la vida del boxeador Rocky Graziano.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.