Domingo, 23 de septiembre de 2018

castigar

Para los romanos, castigar a una persona era la mejor manera de tornarla íntegra, virtuosa y leal, ya fuera física o moralmente, mediante la reprensión y la censura. Eso es lo que sugiere el verbo latino castigare, formado por castum ‘puro’, ‘irreprensible’, ‘íntegro’, ‘virtuoso’, ‘fiel’, ‘leal’, ‘correcto’ y agere ‘llevar’, ‘conducir’, ‘empujar’. Es necesario considerar que castigare tenía más el sentido de ‘amonestar’ que el de imponer una punición, aunque esta última denotación también estaba presente, pues el jurisconsulto Paulus llamaba castigatio flagelorum a los azotes dados a un esclavo, y Plinio hablaba de castigare dolos en el sentido de punir los delitos. A partir de castus, en castellano se formó también casto.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.