Jueves, 21 de marzo de 2019

pupila

Abertura circular de color oscuro en el centro del iris del ojo, que permite el paso de la luz que va a impresionar la retina. Niña del ojo. La pupila es nuestra ventana al mundo, nuestro principal contacto con la vida y con los demás seres; tal vez sea ésa la razón por la cual tendemos a identificarla con figuras humanas, como ocurre en español cuando hablamos de la niña del ojo, o tal vez se deba a que estamos acostumbrados a ver nuestra imagen reflejada en las pupilas de las personas cercanas. Lo cierto es que en hebreo la pupila se llama eshon ayin ‘hombrecillo del ojo’, pero sin ir tan lejos, en inglés pupil significa tanto ‘alumno’ como ‘pupila’ y tiene el mismo origen que puppet ‘muñeca’. Este parentesco se repite en portugués, idioma en el cual la pupila se llama también menina do olho. La palabra proviene del latín pupila, diminutivo de pupa, que en esa lengua significa tanto ‘muñeca’ como ‘niña’. Esta curiosa metáfora se repite también en griego clásico, lengua en la cual kore significaba al mismo tiempo ‘muñeca’, ‘niña’ y ‘pupila’. Fernando Navarro, en su libro Parentescos insólitos del lenguaje, nos recuerda que la voz griega llegó hasta nosotros en palabras del lenguaje médico, como coreoplastia ‘cirugía plástica de la pupila’ o isocoria ‘igualdad de tamaño de ambas pupilas’.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Ver otra palabra:

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.