LA PALABRA DEL DÍA

Por Ricardo Soca

ETIMOLOGÍA - ORIGEN DE LAS PALABRAS

carótida

LA PALABRA DEL DÍA

Las carótidas irrigan el cerebro

carótida

Carótida es uno de esos adjetivos que raramente son empleados como tales, sino que en la mayoría de los casos funcionan como sustantivos. Se aplican a cada una de las dos arterias (derecha e izquierda) que pasan por el cuello e irrigan tanto esa zona como el cerebro cabeza. Llamadas “carótidas primitivas” en su inicio, ambas se bifurcan durante su recorrido para dar nacimiento a las ramas terminales: arteria carótida externa y arteria carótida interna (ahora sí usado como adjetivo).
Si por cualquier circunstancia se reduce la circulación de estos vasos, como mínimo se produce —puesto que irrigan el cerebro—, pérdida del sentido o aparición de un cuadro llamado “estado de estupor”.
Caer en ese estado se llamaba καρόω (karóo) en griego, de donde derivó el sustantivo καρωτίδες (karotides), para denominar esas arterias, voz que luego pasó al latín carotis, carotidis , antes de llegar a nosotros como carótida para denominar dichas arterias.
En realidad, la historia del vocablo carótida es muy anterior a los griegos, que la tomaron de la raíz ker-, empleada por los pueblos prehistóricos indoeuropeos que migraron hacia Europa y Asia mil quinientos años antes de Cristo para referirse al mareo, adormecimiento o estupor.

EL MEDIEVALISMO DEL DÍA

Debilidad muscular

frangitate

Del latínfrangere ‘destruir, quebrantar’
1. f. Debilidad, fragilidad. (Lapesa 2003).

[…] si subito [statim ora] peccans carnis fragilitatem [en frangitate] incurrerint post dignam et prolixam penitentiam deuent. Gl. sil. (950-1000).

EL LATÍN DEL DÍA

re opitulandum, non verbis

Hay que ayudar con hechos, no con palabras.

Fecha de envío: 
12 de Junio de 2020