Miércoles, 23 de agosto de 2017

La mitad de las lenguas del mundo estarán extintas hacia 2100

28/05/2017

Según un antiguo proverbio irlandés, es sabio aquel que contiene su lengua. Un té es ciúine es é buaine, o "el que calla es el más fuerte". Pero esa sabiduría ancestral no es la mejor política cuando su propio lenguaje está amenazado.

El idioma irlandés, el gaélico, pertenece al 40 por ciento de las 6.000 lenguas habladas que están en peligro, según la UNESCO. La mayoría de las lenguas en peligro de extinción tienen menos de 10.000 hablantes.

"Con cada lenguaje que muere perdemos un enorme patrimonio cultural", escriben los fundadores del Proyecto de Idiomas en Peligro, una colaboración global de la comunidad lingüística destinada a fortalecer las lenguas en peligro de extinción. "La comprensión de cómo los seres humanos se relacionan con el mundo que nos rodea, el conocimiento científico, médico y botánico, y lo más importante, perdemos la expresión del humor, el amor y la vida de las comunidades." En resumen, perdemos el testimonio de siglos de vida.

El amor por el irlandés

Gracias a Duolingo, una aplicación de aprendizaje de idiomas, más de tres millones de personas están estudiando el gaélico, una lengua que actualmente sólo cuenta con 100.000 hablantes. El año pasado, el presidente de Irlanda, Michael Higgins, invitó a los empleados de Duolingo a su casa para agradecerles su su ayuda en la reactivación de la lengua, o por lo menos el interés en ella.

Para la mayoría de los otros idiomas del mundo, sin embargo, la perspectiva no es tan brillante.

Los lingüistas estiman que un idioma muere aproximadamente cada cuatro meses y que la mitad podría estar extinta en 2100. Ya, cerca del 80 por ciento de la gente del mundo habla aproximadamente el 1 por ciento de los idiomas del mundo.

El Instituto Lenguas Vivas por las Lenguas en Peligro ha identificado alrededor de veinte "puntos de acceso lingüísticos", o regiones donde los idiomas están particularmente en peligro. Enfrentando amenazas especialmente graves se encuentran las lenguas de del centro de Sudamérica, cerca de Perú y Bolivia, el borde occidental de Canadá y el norte de Australia, así como Siberia.