Domingo, 21 de octubre de 2018

Macron quiere hacer del francés la tercera lengua más hablada del mundo

24/03/2018
Erika Olavarría

El presidente de Francia presentó un plan que incluye el aumento de los liceos franceses alrededor del mundo, un alza de estudiantes extranjeros de francés y la creación de un laboratorio de la Francofonía, entre otras medidas.

El presidente francés Emmanuel Macron se ha propuesto que de aquí al 2050 el francés sea la tercera lengua más hablada en el mundo. Hoy es la quinta después del español, el inglés y el mandarín. Y para ello dio un discurso fundacional en la Academia Francesa, algo que ningún presidente había hecho hasta ahora. Ante los 40 miembros del prestigioso cuerpo académico pero además de 300 estudiantes franceses y extranjeros, Macron entregó su plan para que el francés recupere su grandeza de antaño.

El plan del mandatario pasa primero por la educación: según Macron los niños deben leer más en las escuelas, se debe abrir bibliotecas, pero también enseñar el francés a los refugiados que llegan a vivir a este país. "Un niño de cada 5 salía de la escuela maternal sin saber leer, escribir o contar. Desde septiembre del año pasado  hemos abierto más clases preparatorias para que haya menos alumnos por clase”, explicó Macron enfrentado a la llegada de muchos niños extranjeros a las escuelas.

Para Macron, la educación pasa también por reforzar los liceos franceses alrededor del mundo aumentando su número y estimulando la formación en el extranjero de profesores de lengua francesa, la mayoría de ellos en países en desarrollo a través de la cooperación internacional, donde se beneficie a estudiantes sobre todo a las mujeres: “allí donde el terror sube y el oscurantismo amenaza debemos luchar por la educación y en particular la de las jóvenes".

274 millones de personas hablan francés en todo el mundo

Macron propone acoger más estudiantes de francés en su país, crear una casa de la francofonía en la ciudad universitaria y promover diplomas bilingües, en que uno de los idiomas sea el francés, en las universidades y colegios alrededor del mundo.

El plan de Macron tiene un segundo pilar: el intercambio. El presidente dijo que el francés debe ser "una lengua de comunicación y de intercambio útil": esto quiere decir masificar su uso en Internet, en las redes sociales y crear más medios como France Médias Monde que transmitan en lengua francesa alrededor del mundo.

El tercer pilar del plan Macron es la creación. El presidente galo se comprometió a estimular la creatividad no solo literaria en la lengua de Victor Hugo. De hecho anunció la fundación de un laboratorio de la Francofonía en la ciudad de Villers-cotteret, en el este de Francia, ciudad natal de Alejandro Dumas y el mismo lugar donde Francois I firmó el edicto que hizo del francés la lengua oficial del país: “será un lugar de intercambio, de creación, de escritura, de espectáculo, de residencia de artistas. Aportará un nuevo aire a un territorio que debe recuperar la esperanza y el espíritu de conquista”, dijo Macron. Pero también se comprometió ayudar con recursos a los artistas que trabajen en lengua francesa en el extranjero.

Como un estudiante que defiende su tesis de título, al final de su discurso de una hora, Macron apeló al sentimiento para obtener el apoyo a su potente plan y recordó que fue gracias a Colette que conoció "el otoño" y gracias a Jean Giono que conoció "el calor de  la Provenza".